Pro-tips para una boda sin estrés

¡Cada boda primero es un sueño! Ver convertirse en realidad los planes de una pareja es una de mis partes favoritas de ser fotógrafa. Aunque cada pareja es diferente, toda boda tiene algo en común: hay que casarse (o trabajar en eventos) para conocer la complejidad de un día tan lleno de detalles y emociones. Así que, ¿quién mejor para hablarle a una novia, que una novia recién casada?
A continuación 4 #Pro-Tips para una boda sin estrés:

Planificar con anticipación

“Me ayudó hacer las cosas a tiempo. Además, en vez de reunirme con diferentes personas, investigué sobre su trabajo antes. Eso me dio paz, porque sabía que estaba trabajando con profesionales cualificados. Cada reunión tenía un resultado, porque no era para ver si los quería contratar, era cuestión de confirmarlo”

Tener un coordinador

“Tener un/a coordinador(a) el día de la boda, saber que se encargaría de todo ese día y yo podría disfrutármelo… ¡eso fue de lo más importante!”

Complacerte a ti y tu pareja

“No hay nada que cause mayor ansiedad que tener que complacer a los demás. Mi esposo y yo decidimos que nuestra boda representaría nuestras personalidades y esencia como pareja… No niego que al comienzo los familiares más tradicionales se sintieron incómodos; pero, nunca dimos marcha atrás. Llegó el día de la boda y todo fluyó con mucha naturalidad y sin tensiones.”

CONFIAR

“Confiar en las habilidades artísticas y profesionales de mi fotógrafa; me brindo mucha paz pues sabía que no importa lo que pasará con las condiciones del tiempo iba a tener fotos espectaculares.”